Margarita Dupouey
Tratamiento de las adicciones en la adolescencia

¿Psicoanálisis Posible en Comunidad terapéutica?

A partir de este trabajo se intenta abrir una serie de interrogantes en busca de ciertos develamientos. Como la palabra lo indica Psico- Análisis implica desatar, desanudar mecanismos y estructuras psíquicas, contrario a síntesis que sería unir y atar.

El Psicoanálisis ha tenido su inserción las mas de las veces dentro de los consultorios, hospitales, grupos de formación, análisis de los propios analistas, con una ortodoxia bastante conocida. Donde las contradicciones aparecen dentro de la subjetividad d el paciente, del analista y de los grupos teóricos.

La inserción del Psicoanálisis en una comunidad terapéutica ha sido históricamente prescindida, y en la actualidad se ha ido incorporando mas que desde el Psicoanálisis, desde la Psicología en sus diversas líneas, la inserción del psicoanálisis es ya en sí misma una ruptura del discurso, tanto de la comunidad y de su filosofía como de los propios analistas, por los evidente marcos teóricos y sus practicas.

Implica para los analistas un desafío para no convertirse o plegarse al discurso tranquilizador de todo malestar posible, discurso con un importante sustento imaginario, desde lo identificatorio y respecto de la satisfacción de la demanda, entendiendo siempre demanda como demanda de amor, demanda al otro, apelando a una completud posible.

En tanto como todo imaginario, en momentos resulta un propuesta bastante tentadora, que se oferta como la manzana de Adan. Pero ha pasado algo de la historia tanto de Adan como de psicoanálisis y sabemos que esta opinión tiene patas cortas.

Lo dicho y la experiencia concreta lleva a preguntarse si la inserción del psicoanálisis es posible, como implementarlo sin traicionar su ética, ética del develamiento de deseo inconsciente, y siendo concientes que este trabajo es a riesgo, donde la interpretación es calculada en la dirección de la cura, pero incalculable en los efectos.

¿ Cómo insertarse sin desvirtuar los ejes de la técnica y a la vez observando, que en esta temática juegan variables que hacen que la transferencia, la demanda, la contratransferencia u otros dispositivos analíticos tengan ciertas vicisitudes? ¿ Cómo no llevar al acto en situaciones conflictivas desmentidas con los principios de a comunidad ,entrando en mecanismos perversos, lo que tanto intentamos disolver?

Esto nos lleva a romper y revisa varias estructuras de aprendizaje, teorías, modelos y técnicas, que sostiene al analista mas que como sujeto, "sujetado".

Como analista se trabaja en sus fundamentos, el psicoanálisis es esencialmente una estructura de pensamiento, una manera de leer la realidad, que para llevarlo adelante, con cierta coherencia, requiere de un real atravesamiento del sujeto S barrado,un pertinente proceso de elaboración, para una posible libertad de acción.

En el quehacer, desde una perspectiva global, aparece en un principio el analista como sujeto del inconsciente y lo comunitario como focos alternativos de resistencia, que sabotean ese lugar de vacío, agujero, de desconocimiento, este lugar de angustia y pregunta, estos focos encarnado a veces en los pacientes, l oque sería esperable; pro básicamente encarnado en el staff, operadores o directores, médicos y autoridades que veían y ven al terapeuta como posible aliado, "Alianza" para tapar, tranquilizar al paciente de toda aparición o emergencia de angustia , con su consecuente deseo de drogarse.

Esta emergencia los confronta con su propia angustia y en el caso de algunos llamados ex adictos con la trampa de seguir reprimiendo sus deseos de drogarse.

(Cuestiono el ex como la otra cara de la misma moneda donde se cristaliza una posición subjetiva )

En momentos aparece como peligro, mas que el deseo de drogarse, el deseo de "disolver" el deseo de drogarse. Esta disolución conlleva a la perdida de una identidad y una caída de las identificaciones , que sostiene este "ser drogadicto", quien se muestra con todo la fijeza y alienación de lo imaginario, como única respuesta posible del ser, como algo irreductible.

La caída de algunas identificaciones, diferenciándose de la posición anterior puede enunciarse como: " A este sujeto le pasan cosas y por desconocimiento, obturando la angustia que produce, hace un síntoma que es la adicción", síntoma como denuncia de una malestar, como lo que muestra el camino donde algo sucede.

Esto ya no resuena como fijo e irreductible, pero genera mas temor, es cambiar de sintonía, poder sostener, atravesar, transitar momentos y tiempos de "no saber" , no precisamente tranquilos, con emergencia de angustia.

Este "no saber" debe poder sostenerlo no solo el paciente sino al equipo tratante: tanto Área de analistas, así como el Área comunitaria.

Ya la no adicción del ex adicto no se puede sostener en la represión del deseo ajeno, y el analista intentara descifrar que significaciones están en juego.

Ya no se sostiene " la lucha contra la droga", a este paciente que comienza a estar en otro lugar, le resulta mas interesante la propuesta de develar, descubrir; solo desde aquí puede aparecer algo cercano a la demanda de análisis o la posible articulación de la misma.

Los operadores y autoridades, sino han sido atravesados por este espacio de desconocimiento, tiene una sensación de quedarse sin trabajo y llenos de angustia, necesitando generar un espacio de lucha; pero se corrió el enemigo. Ahora aparece el espacio analítico como foco resistencial, si es que este no satisface la demanda de alianza. Ante este cuadro los analistas nos preguntamos si con este dispositivo se puede trabajar.

El analista podrá hacer un corrimiento, no quedar atrapado en la tensión imaginaria para no entrar él en resistencia y así poder escuchar y descifrar.

Se presenta como una ardua tarea donde una salida posible, es encarnar la contradicción en intentar descifrarlas, sosteniendo esta lectura hasta las ultimas consecuencias, metiendose en y con la contradicción, con la angustia que esta genera.

Pensamos que esto permite un lugar posible del psicoanálisis en la comunidad, desechando todo ilusión de completitud.

Desde esta perspectiva lo comunitario deja de ser, un lugar básicamente de resistencia y lo terapéutico como defensa, deja de sostenerse en un discurso del amo, empezándose a observar estas instancias, como una estructura que juega en diferentes momentos, distintas situaciones de manera dinámica, donde el análisis encuentra una función, que no tranza, ni negocia, insertándose como guardián de este espacio de angustia y no en enemigo de la comunidad. Como diría Lacan : "La angustia no miente, es ahí, donde encontramos los significados reprimidos".

Debemos detenernos en los aspectos comunitarios, que si estos son planteados como dispositivos de una esperada lo que tiene: el rehabilitación requieren de una revisión.

La comunidad que funciona como minisociedad – gran familia, lugar donde esperamos que el paciente reconstruya y elabore vínculos , lugar muchas veces de rebote y depósito de su mundo interno, escenario donde el paciente repite, actúa, proyecta, busca límites, ley, donde busca algo de lo cual careció; y no quiere abandonar algo que le posee:el goce. Lugar donde la transferencia cobra todas sus variantes y los mecanismos se ejercen a veces, con potencias inusitadas. Por todo esto se ubica a lo comunitario en un lugar de suma exigencia donde por momentos, la carga, tensión y desbordes se hacen insostenibles. No alcanza , ni garantiza para reordenar estas situaciones y momentos críticos ser un ex adicto, como discurso cerrado.

Debería implicar un atravesamiento desde algún lugar de su propia adicción donde la castración no recaiga solo en quien se quiere drogar, sino sobre su propia subjetividad, donde no todo se sustenta en la identificación, o como la cinta de Moebus en las dos caras de las misma escena.

El staff operador requiere ciertas características particulares en la elaboración de su estructura, conocimiento de sus limitaciones, y un apoyo en lo simbólico que tendría que ver con la formación, manera de elevar su experiencia y toma de distancia de la misma.

Esta apar eceria como un Otro que el brinda elementos de acción, un saber más allá del de su historia.

Formación para abrir un mundo, e insertarse en un conocimientoque le brinde al accionar en comunidad una mayor coherencia y discernimientos posible.

Si los operadores- Staff Autoridades no son personas seleccionadas como en cualquier otro trabajo, con requisitos específicos, corremos el riesgo de caer como institución en desbordes, mecanismos perversos, y errores serios, que en momentos son disparadores de acting out , pasajes al acto, transformando la resolución de problemas en actos de seria irresponsabilidad institucional.

Tanto como pretender tener analistas que no se analicen.

Una formación que aborde los puntos nodales de lo comunitario : La Ley – Límite y Autoridad – Dinamica de grupo – Roles – Manejoy discernimiento en situaciones concretas de manera personalizada.

Esto ayudaría y haría de la comunidad un espacio realmente terapéutico que favorecería y potencializaría el espacio analítico.

Donde lo más parecido al discurso del amo, de haber alguno, sea el que el paciente use como defensa para sostenerse hasta que el mismo pueda hacerlo caer en su atravesar y procesar esta estructura comunitaria.

Insisto en creer en un psicoanálisis posible en comunidad terapéutica, posible como lugar de permanente pregunta y desciframiento, como un espacio a adquirir que hace a la estructura y la dinámica del sujeto y a la institución.

Vicisitudes y efectos de lo Adicto

Este trabajo es un testimonio e intento de puntuación del acontecer de una institución especializada en tratamiento terapéutico con drogodependientes ,dentro del ámbito privado, pero básica o casi exclusivamente, " dependientes" de subsidios estatales.

Mi intención es formular interrogantes sobre ciertas variables que se fueron observando en distintos momentos de crisis.

El año pasado presenté un trabajo en el cual doy cuenta de la inserción de un discurso psicoanalítico en comunidad terapéutica, con las distintas vicisitudes que fuimos transitando: resistencias, transferencias, etc.

Logramos con bastante éxito un lugar, no solo, reconocidos por pacientes, sino por los directivos y directores, quienes daban y dan un lugar prioritario a su espacio terapéutico.

Pudimos descansar de los obstáculos e intentemos dedicarnos de llano a nuestro hacer especifico, donde los logros no fueron poco.

Pero la paz duro poco, ya que un movimiento de intereses políticos – económicos de la institución de la cual dependíamos, para la derivación y por ende los subsidios, impuso un cambio de reglas, un viraje brusco, con movimientos políticos , recortes, ajustes económicos, cambios de contratos, retrasos en pagos, también cambios de sus directivos por intereses no muy claros.

Esto provocó un efecto rebote en nuestra institución, dado la "dependencia" de la misma un rebote critico de confusión e inestabilidad para directores, profesionales y pacientes, provocando malestar y angustia.

1° Pregunta para pensar:

Porque la institución se cerró a un solo "objeto" tranquilizador: la droga.

Trabajamos con dependientes a la droga siendo dependientes absolutos de otra institución con características particulares.

Nuestra institución dependía de la Secretaría, los padres dependían de la institución y curiosamente reclamando a la secretaría cierta seguridad y sostén. Los pacientes frente a estos malestares, de a poco y sospechosamente se empezaron a "sentir bien".

Esta situación hizo síntoma en cada área de la Institución, cayendo por momentos en fantasías holocausticas, con carencias económicas severas, se dejaron de cobrar los honorarios profesionales sin saber si esto sería momentáneo o definitivo.

La fundación al no tener otros ingresos estaba atada , asfixiada ,sumado a esto los directivos no eran claros ni con el equipo , ni con los padres respecto del futuro institucional. "Lo no dicho" empezó a reinar. Lo peligroso no es que pasen cosas sino que no se de soporte al peligro.,o a las situaciones de crisis.

- La salud a expensas de la política económica pero desde una posición de arbitrariedad . No se observa un "mas allá" de la secretaría y lo que había de "mas allá" estaba mas cerca del Padre de la Horda que "Es la ley", que con un padre fallido como representante de la ley, que a veces mas a veces menos fallido, pero regido por lo simbólico, a quien responder.

La secretaría aparecía como un objeto que se va a sacar , a poner, a desaparecer como el albergue Warnes "por decreto".

- Una Secretaría que aparece y nace como "decreto" es mas cercano al deseo materno por ende "arbitrario".

Pensaba en otras instituciones que con todas sus fallas responden a instancias simbolicas alg que van mas allá de las personas,instancias simbólicas que hacen de cierto borde o limite, nos suena difícil que pueda desaparecer acción social, salud pública, Ministerio de Educación o Justicia.

Por esto me parece interesante pensar en los orígenes de una institución para luego ver su factibilidad, su posibilidad en la forma de manejo, sus condiciones y efectos.

2° Para pensar esta segunda variable

Institución sujeta a deseo arbitrario sin ley provocó la dificultad en la Internalización y sostén de la ley por parte de quien de ella depende.

Estos significantes se hacen sentir y llegan a los pacientes desde el malestar de todos los familiares e inevitablemente también del equipo.

Los pacientes empezaron a poner en acto la deserción, acto que habla de inestabilidad , un "no saber", pero pensando no desde lo reprimido, sino desde lo real: No se sabe de verdad.

Reina el malestar institucional, observándose un nuevo punto de obstáculo: la inversión de la demanda.

3° " La inversión de la demanda"

"La institución necesita de los pacientes, no hay institución sin pacientes, si se van no hay nuevos ingresos ni subsidios".

Los directivos y directores empiezan a desdibujar las normas, todo se flexibiliza, se pierde un orden, los pacientes perciben las fisuras y las denuncian, como pueden, con mecanismos propios: omnipotencia, rasgos psicopáticos, pasaje al acto etc. Cuando lo que subyace, una vez más a modo de lo "trágico":La falta de ley, la vienen a buscar, la necesitan para constituirse desde otra posición subjetiva, y nuevamente el desamparo, a manera de repetición desde lo externo, algo mas allá de ellos, que los vuelve a mandar al mismo lugar: la desmentira y su respuesta " Yo estoy bien, me voy, la manejo".

Surge un director que dice a un paciente casi como un pedido "No te vayas" te queremos!

Ante la angustia que esto causa a los pacientes que se quedan , verbalizan textualmente " necesitamos chicos nuevos que empiecen", justificando una inquietante dinámica comunitaria, cuya lectura podría ser, " necesito un adicto para sostener que yo deje de serlo", cómo dejo de estar adicto sino tengo a otro a quien dotas de esta carga significante.

Este discurso tan bien encarnado por lo directores a quienes les resulta difícil bajar la manía adictiva del "adicto" que funciona a modo de "acelere comunitario"

Y donde ,con los espacios de silencio y vacío (lugar de pregunta) cuesta saber que hacer.

La función terapéutica profesional intenta hacer pensar, preguntándose sobre estas variables actos y síntomas, pero también aparece lo "no dicho del terapeuta" . Lo adicto, aparece en actos, como expresión de malestar, faltas, actos, inasistencias, dificultad de dar cuenta de la angustia. A la dirección terapéutica profesional le cuesta sostener un acuerdo en la dirección dela acción, ya que aparecen reclamos válidos, de los terapeutas y junto a estos cuesta sostener la actividad.

Entendí que lo opción para no caer en el caos era apelar a la revisión, a la supervisión, intentar llevar al plano simbólico estos efectos para reordenar la situación. Mi función aparece como seudo supervisión a lo que se suma ,un espacio de investigación con un equipo de los días jueves ,junto a otras dos personas de otras instituciones que nos devolvían otra mirada ,pudiendo tomar algo de distancia de el acontecer institucional.

Marco el "seudo" porque los directivos de la Institución son parte del sistema, propongo a la institución una supervisión de un profesional externo pero alegan que no hay fondos, digamos que no se puede pedir ayuda, no hay demanda frente al caos.

Intento hacer pensar hasta las últimas consecuencias sobre la ley, de los limites, ordenar lo obvio.

Un día en tres momentos diferentes, un paciente, un directivo y un padre me verbalizaron

" usted es como un padre" que "con usted no se puede".

Escuche este "como", ya que lo real es que no lo soy, ni es mi función serlo, fueron momentos de mucha angustia y malestar: yo podía ser referente de lo terapéutico pero no de la institución global.

Pensaba que si falta el Ste. Primordial ordenador de la secuencia simbólica, un Ste. 2 opera como un cierto orden pero se puede descompensar en cualquier momento.

Me sentí un delirio restitutivo!!!

Por la angustia que me causaba la crisis había perdido el limite de mi función. Yo también requería una ley y era volver a mi función y desde la problemática de los paciente ,que el equipo se preguntaba como ir resolviendo la crisis.

Esto que aparece tan acorralante tiene que ver con le pérdida de ubicación y desborde que genera la carencia de ley. Ley que establece limites, bordes.

Otra pregunta que rondó permanentemente fue : ¿ Por qué no abandonar el barco? ¿ Cuál es el límite? ¿ Lo pensaba así como abandonar un paciente en brote?

Desde ahí cual es el dispositivo necesario para hacerse responsable de un paciente – Institución en estas condiciones?

Continué en búsqueda de una forma, propuse y exigí en este marco reordenar, repensando desde esta nueva realidad, reestableciendo un orden con una normativa nueva con limites que permitan sostener preguntas e interrogantes entendiendo que ello no tiene por que llegar al caos .. Límites a los directivos, con sus responsabilidades a directores y al equipo terapéutico.

Retomar la evaluación permanente trabajando en nuestras propias dependencias.

Habíamos caído en situaciones propias del acto adictivo:

Un solo objeto- inversión demandada- el problema es el otro. Actos, síntomas, pérdida de límites en funciones, lo no dicho.

Momentos de arbitrariedad – carencia de ley.

Esta abrió nuevos pensamientos y preguntas:

  • Por ende quien este de algo a -dicto que tire la primera piedra.
  • Los movimientos políticos producen efectos que van mas allá de su conciencia u intención, generando caos y sosteniendo la arbitrariedad por su .carencia............ de ley y solo esta logra restituir un orden.

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

COLABORADORES | SUSCRIBIRSE | ADMINISTRACION | CONTACTENOS | Tel: (54) 11 4782-3424