Alberto Calabrese

Homenaje
El Profesor Emérito de la Universidad de Buenos Aires, Alberto I. Calabrese, fue médico toxicólogo y como sentimiento y acción vocacional, investigador, hecho cimentado en su frondoso Currículo tanto en el plano nacional, como en el internacional.


Esto no lo excluyó del amplio campo del interés por lo humano, en ese sentido nada le resultaba ajeno.
Ciencias o artes fueron producto de su atención y diversificó sus inquietudes en diversos campos de la Medicina y aún fuera de ella. Perteneció sin duda a la antigua (y añorada) versión de los humanistas de sesgo enciclopédico, que supo forjar la Argentina en años más luminosos.

Hijo de la Educación Pública a la que admiraba y quería, la supo servir durante 42 años, donde con tesón (valga como anécdota que por razones políticas revalidó su condición de Adjunto en tres oportunidades) llegó a Titular Regular por concurso que ganó en forma absoluta. Para esas épocas -previa a la noche oscura de los bastones largos- la UBA poseía unos niveles académicos, solamente comparables a los de los países más desarrollados del mundo.
Ya había ocupado como Interventor la Cátedra de Medicina Legal y había sido el fundador de la Cátedra de Toxicología de la Universidad del Salvador.
Esto por sí, da pié para comprobar que era un especialista en la materia, a la que accedió como Titular con más de 150 trabajos publicados de la especialidad.
Ya en la Cátedra de Toxicología de la UBA, en la que estuvo a su frente durante 15 años, propulsó diversas actividades en sus distintas subespecialidades.
En el peculiar campo de las adicciones a sustancias psicoactivas, impulsó los hitos fundantes de esa nueva especialización.
En primer lugar, respecto del alcoholismo (durante muchos años fue Vicepresidente del Consejo Argentino del Alcoholismo y de Alcohólicos Anónimos su primer asesor), además de contribuir con otros organismos no gubernamentales y desde luego con las demás sustancias que se iban sucediendo en el consumo con presencia más masiva.
No solamente permitió el accionar del F.A.T. – Fondo de Ayuda Toxicológica al que perteneció como miembro de su primer Consejo, sino que a partir de su instalación, se impulsó la creación del C.E.N.I.A.T.O.X y el CE.PRE.TOX.
De estos centros, el 1º estaba destinado a la atención telefónica con archivo ad-hoc para todas las afecciones toxicológicas incluso las derivadas del consumo de drogas (se inauguraron 1 por provincia) y el 2º fue un proyecto piloto de atención integral del toxicómano.
Desde estas organizaciones y siempre en el ámbito de la Cátedra, se dictaron innumerables cursos y actividades de instrucción práctica en clínica y laboratorio destinados no sólo a los alumnos de cursos regulares, sino a los de cursos de posgrado y organismos públicos; judiciales, docentes, de seguridad y otros.
Desde la Cátedra de Toxicología, se puede decir que nació la modalidad de prestar servicio preventivo en el ámbito escolar, allí; el primer curso nacional de Capacitación Docente de la temática, con el Ministerio de Educación de la Nación.
Desde su concepción teórica y como práctica, tuvo la visión de la interdisciplina, como planteo y necesidad frente a los fenómenos complejos. Asumida esta postura, auspició personalmente la constitución de un equipo con esa integración, de cuya reflexión y como producto, surgió el Modelo Etico Social(1975) premiado y auspiciado por la UNESCO, para ser implementado en Latinoamérica.
En esta y otras actividades, siempre fue motor y partícipe, nunca entendió una tarea sino con un sentido docente y en un permanente intercambio.
También formó parte de la primera CO.NA.TON. (Comisión Nacional de Toxicomanía y Narcóticos) como delegado por la UBA, teniendo a su cargo la búsqueda del asiento para el CE.NA.RE.SO (Centro Nacional de Reeducación Social).
Tal vez, la parte más destacable de este hombre rico en sabiduría y experiencia, fue la de su profunda creencia en la gente, su esperanza sobre el futuro humano (más allá de guerras y calamidades), cosa que supo plasmar en su interés por el paciente y su familia, a través de un gran compromiso ético y desde un profundo afecto.
Probablemente, el recuerdo luminoso que nos ha dejado, es comprobable toda vez que algún ex paciente, o ex alumno, o familiar consultante, brinda su testimonio espontáneo sobre una persona que supo ser “un buen médico y médico bueno”, tal en sus palabras y como despidió en una oportunidad a jóvenes egresados de esa, su amada carrera.


 


Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

COLABORADORES | SUSCRIBIRSE | ADMINISTRACION | CONTACTENOS | Tel: (54) 11 4782-3424